Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación. Pulsa en el botón de aceptación si quieres seguir navegando según los términos de nuestra política de cookies

Aguante Social

AGUANTE SOCIAL: una iniciativa de Educación Social en tiempos de COVID-19.

En medio del Estado de Alarma, dos educadores sociales inician una red solidaria para atender a familias en situación de vulnerabilidad. El COEESCV se ha puesto en contacto con ellos para conocer el proyecto y conocerles con más profundidad. Ellos son Jhonny Valles (28 años) y Chighaly Abdy (26 años).

¿Cómo surgió la idea? ¿Hubo alguna realidad concreta que os motivara a ello?
La idea nace el día 19 de abril. Tras una conversación de teléfono empezamos a cuestionarnos la situación actual. Vemos que existen personas que se encuentran en riesgo de exclusión social, debido a que esta situación ha propiciado que pierdan su empleo, y se queden sin ningún tipo de ayuda. 
Recordamos a los lectores que nosotros somos migrantes y en un pasado no muy lejano pasamos por diferentes situaciones de vulnerabilidad. Esto nos hace reflexionar sobre las dificultades que deben estar pasando este sector de la población.
Por otro lado creemos firmemente en la defensa de los Derechos Humanos y uno de ellos recoge el derecho a la alimentación con dignidad. Con estas ideas en la cabeza empezamos a cuestionamos el panorama actual y esto nos da pie a crear  esta iniciativa, que no está destinada únicamente a personas migrantes, sino a toda aquella persona que debido a esta situación se encuentra en una situación de vulnerabilidad.

¿En qué consiste la iniciativa?
La iniciativa busca tejer una red de solidaridad entre la población, por eso hacemos hincapié en la compra solidaria. “Aguante Social” consiste en generar lazos entre personas que desean colaborar con una compra y personas que necesitan de este derecho fundamental, con ello conseguimos crear una conexión entre las dos partes.
Por otro lado, tenemos unas pequeñas aportaciones económicas, las cuales usamos para atender a los casos que son más urgentes.

¿Por qué el nombre de “Aguante Social"?
“Aguante”, es una palabra cargada de simbolismo para nosotrxs. Aguantar en nuestro ideario social es estar en constante lucha en una sociedad en la cual la brecha entre clases sociales es tan grande que hace que los que se encuentran en la parte inferior se vean obligados a realizar este “aguante” como forma de vida.

¿Existen conexiones entre "aguante social" (su idea, perspectiva, diseño, desarrollo, impacto...) y la profesión de Educación Social?
La conexión es más que evidente, esta idea nace de la crítica a un modelo social el cual ha dejado ver que existe una parte de la población que es más vulnerable que el resto, como educadores sociales somos críticos con nuestro entorno, pero a su vez somos responsables de los cambios que queremos ver, es por eso que creemos que tanto aguante social como otras iniciativas sociales son necesarias para hacer frente a situaciones como la que estamos viviendo. 

¿Cómo habéis desarrollado el proyecto dentro del confinamiento? ¿Qué herramientas habéis empleado?
Esta parte puede parecer paradójico, pero es la parte que menos esfuerzo nos ha costado. Al ser dos amigos que se conocen muy bien las ideas y su posterior realización se han ido produciendo de forma espontánea. Hemos destinado parte de nuestro tiempo libre  a llamadas de teléfono y a potenciar y dar a conocer esta iniciativa en las redes sociales, más concretamente en Instagram. Donde nos podéis encontrar, seguir y ayudar a difundir.(@aguante_social)

¿Habéis contado con ayuda para la puesta en marcha o desarrollo del proyecto?
En un principio lo estamos gestionamos los dos, con el apoyo de amigxs y familia. Al ser una iniciativa en pleno desarrollo no descartamos que con el paso de las semanas se incorporen más personas al equipo.
Debemos añadir que para nosotros el equipo efectivo es enorme, hay muchas personas voluntarias que se ofrecen a realizar las compras, a difundir la iniciativa, a contactar con otras iniciativas, es algo creado por personas y para personas, lo cual lo convierte en algo maravilloso.
Por otro lado existen asociaciones y entidades que se han puesto en contacto con nosotros para trabajar de manera colaborativa, aportándonos soporte para poder realizar las entregas de comida o para brindar algún espacio en caso de ser necesario.

¿Qué resultados habéis tenido? ¿Qué resultados os habíais planteado?
Los resultados podemos afirmar que son positivos, cuando empezamos en nuestra idea primigenia esperábamos dar soporte a un número limitado de familias, pero la respuesta social ha sido tan buena que hoy día 1 de Mayo hemos dado atención a cerca de 90 familias.
Estamos trabajando día a día, dedicando gran parte de nuestro tiempo libre, somos conscientes de nuestros límites, pero también volvemos a recordar que todo esto es hecho por personas para personas, así que seguiremos avanzando con los pies en la tierra.

¿Cómo se puede colaborar con el proyecto?
Se puede colaborar mediante tres maneras: 
1) Mediante una aportación económica.
2) A través de la compra solidaria.
3) Compartiendo y difundiendo nuestra iniciativa.

Como educadores sociales, ¿qué destacáis en la sociedad como positivo en esta crisis?
La sociedad nos está demostrando que cuando queremos colaborar, podemos. Hemos recibido una gran cantidad de mensajes de apoyo, estamos recibiendo mucha contribución, estamos viendo cómo la gente se organiza en sus pequeños grupos de trabajo y de amigos para generar una aportación. Nos ha alegrado ver cómo algunos profesores de nuestra carrera también se han interesado en una iniciativa y han colaborado con nosotrxs.
Estamos muy agradecidos con la confianza depositada en nosotrxs.

Como educadores sociales, ¿qué destacáis en la sociedad como negativo en esta crisis?
No vemos nada negativo, llamadnos utópicos. Lo que vemos son oportunidades y posibilidades para mejorar. Consideramos que es necesario crear una mayor conciencia social, y también dentro de nuestro propio ámbito profesional. Puede parecer una locura creer que con dos/tres euros no se puede colaborar, pero la realidad es que sí; como dice el dicho “tota pedra fa paret”. Si juntamos dos euros y otros dos de otros amigos, y se suman más personas, podemos generar una compra básica de alimentos.
Por otro lado vemos que las medidas sociales lejos de ser inclusivas son excluyentes, nos encontramos con personas que se ven excluidas del sistema social por motivos administrativos. Somos claros, hablamos de: personas migrantes, solicitantes de asilo, personas sin hogar, etc. las cuales ven vulnerados sus derechos de manera más notoria con esta situación.

¿Quiénes sois vosotros? Nombres y apellido, edades, estudios, municipio, país de origen (solo si es importante para entender el proyecto o historia).
Somos Chighaly Abdy (26) y Jhonny Valles (28), educadores sociales en Valencia, nacidos en Mauritania y en Ecuador, migrantes de primera generación.