Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de los hábitos de navegación. Pulsa en el botón de aceptación si quieres seguir navegando según los términos de nuestra política de cookies

Comunicado EAPN-CV 24/04/2020

La EAPN Comunitat Valenciana, entidad de la que forma parte el COEESCV, ve preocupante la incertidumbre social del período post COVID-19.

Las entidades de inclusión que integran la red constatan un aumento considerable del número de personas y familias atendidas que nunca habían solicitado ayudas. La Red Europea de Lucha contra la Pobreza solicita reconocimiento público para las entidades del Tercer Sector de Acción Social como agente esencial en los planes de reconstrucción social en los períodos COVID-19 y post COVID-19.
Valencia, 24 de abril de 2020. La EAPN Comunitat Valenciana-Xarxa per la Inclusió (European Anti-Poverty Network / Red Europea de Lucha contra la Pobreza), reunida ayer en Asamblea General Ordinaria, así como las treinta entidades de inclusión social que la integran, han adaptado sus procesos de acompañamiento a personas en situación de riesgo de pobreza y/o exclusión social en el contexto de la COVID-19. En ese sentido, han querido dejar claro que siguen atendiendo las necesidades y la emergencia social en condiciones difíciles, y que ahora el trabajo en red resulta más importante que nunca.
Utilizan medios digitales y aplicaciones diversas (redes sociales, correo electrónico, llamadas telefónicas, grupos de whastapp, página web, reuniones on line…) para detectar necesidades y garantizar su seguimiento del modo más efectivo posible. También ofrecen ayudas domiciliarias, visitan a las familias, reparten materiales sanitarios y educativos, así como alimentos, realizan formaciones telemáticas y alfabetización digital. Asimismo, siguen atendiendo sus residencias y pisos tutelados, pagan alquileres y suministros y refuerzan servicios de acogida. Además, han detectado la necesidad de incrementar la intervención psicológica y el acompañamiento emocional, así como de combatir el auge del discurso xenófobo y de aporofobia.
En todo este complejo proceso en el contexto de Estado de Alarma, las entidades de inclusión social destacan la incertidumbre que les produce el período post COVID-19, pues constatan ahora un aumento considerable del número de personas y familias atendidas que nunca habían solicitado ayudas. A estas familias se suman las personas que antes del inicio de la pandemia se encontraban ya en situación de gran vulnerabilidad social. Recuerdan que, según el último Informe sobre el Estado de la Pobreza de EAPN España, la tasa de riesgo de pobreza y/o exclusión social afectaba en 2018 al 30,2% de la población en la Comunitat Valenciana, esto es a 1.497.543 personas, y continuaba siendo un 10% más alta que cuando se inició la crisis de 2008. Según este informe, la Comunitat Valenciana tiene unas 287.000 personas que ingresan en sus hogares menos de 370 € al mes por unidad de consumo y, por tanto, están en pobreza severa.


Más información